Distingo a las personas porque cuando estoy con ellas me gusta hablar de Cosas, no de Personas. - Pedro Amorós -  

Home Reportajes Aventura El Misterio de los Crop Circles ( Círculos de las Cosechas )
El Misterio de los Crop Circles ( Círculos de las Cosechas )

El Misterio de los Crop Circles ( Círculos de las Cosechas )

          Hoy en día, el gran enigma que encierra el Reino Unido, es precisamente el Misterio que rodea a los curiosos Crop Circles, o también conocidos como Los Círculos de las Cosechas. Durante algún tiempo, Pedro Amorós estuvo investigándolos bastantante de cerca, y consecuencia de estas investigaciones, elaboró este capítulo de la Aventura del Misterio.

         Cuando hablamos de los Crop Circles, conocidos como Círculos de las Cosechas, hacemos referencia a una serie de formaciones generalmente con diseños circulares, que se producen misteriosamente en una sola noche,  sobre cultivos de plantas gramíneas, tales como trigo, cebada, centeno y demás similares, aunque en ocasiones se han llegado a formar en el maíz e incluso  con pequeños árboles. 

  

 

 

El Misterio de los Crop Circles  ( Los Círculos de las Cosechas )

        Cuando hablamos de los Crop Circles, conocidos como Círculos de las Cosechas, hacemos referencia a una serie de formaciones generalmente con diseños circulares, que se producen misteriosamente en una sola noche,  sobre cultivos de plantas gramíneas, tales como trigo, cebada, centeno y demás similares, aunque en ocasiones se han llegado a formar en el maíz e incluso  con pequeños árboles. 

        Este tipo de curiosas formaciones, comenzaron a producirse desde la antigüedad, aunque no tenemos datos concretos, tan solo una antigua noticia que apareció el 22 de agosto de 1678 en Hartforshire, la cual relata una historia ocurrida en 1647, de un granjero que, tras despedir a uno de sus segadores que le pedía una exagerada cantidad de dinero por realizar la siega, éste le echó una especie de maldición diciéndole: “Bien, entonces que se lo corte el Diablo…”
 A la mañana siguiente, el granjero encontró en su sembrado una zona totalmente repleta de misteriosos círculos. Si hacemos alusión a la fotografía publicada en la época, vemos como se exponía que  el Diablo comenzó a segar con una guadaña dejando las espigas, según nos muestra el grabado, de una manera similar a como hoy pueden encontrarse la mayoría de sembrados tras aparecer alguno de estos círculos.

       Gracias a la prensa, se conoció que las formaciones de Crop-Circles, comenzaron a aflorar de manera mucho más intensa a partir del 1975, siendo el año 1989 el más prolífico y desde luego evidente para la generación de estos misteriosos círculos.
 Fue la mismísima Reina de Inglaterra Isabel II, quien se ocupó de examinar y estudiar muchas de las evidentes pruebas que se habían resaltado durante aquellos tiempos, ya que parece ser, que también en las propiedades que tenía la familia real sembradas comenzaron a aparecer los enigmáticos círculos de las cosechas. Por ello, tanto el príncipe Carlos, como la primer ministro Margareth Tatcher, encargaron toda una serie de investigaciones al respecto sin llegar a una clara conclusión.


        Unas de las grandes dudas al respecto, se plantearía ante el hecho de que este tipo de formaciones sólo se producen en Inglaterra, cosa que no es así. A lo largo de la historia, hasta nuestros días, han sido muchos los países donde se han detectado este tipo de misteriosas formaciones, sin embargo, los estudiosos, apuntan a que el Reino Unido, es muy prolífico para estas apariciones, dado que las extensiones de terreno no son tan grandes y vastas como en otros lugares,  y por lo tanto son más fáciles de localizar, sumando a esto,  a que cada año, desde su eclosión mediática, son muchos los investigadores y periodistas que se acercan en la época de la aparición para poder verlos y examinarlos, cosa que hace que sean fácilmente descubiertos y públicamente expuestos.
 En otros lugares más aislados, los granjeros no les hacen mucho caso y en su defecto lo silencian, con el claro objetivo de no perder sus cosechas.

        Nosotros mismos hemos podido constatar que la mayor parte de los granjeros, no están dispuestos a que miles de personas caminen por sus plantaciones, que destrozan toda la cosecha de la temporada para ver los círculos.  Por ello, en cuanto aparece un círculo, muchos se apresuran a segarlo de inmediato, no dejando ni tan siquiera tiempo para poder examinarlo, y tras esto, labran en terreno para que nadie pueda acceder.

        Sin embargo, otros, aunque son los menos,  colocan unos bidones que contienen unas pequeñas cajas para recoger algunos donativos con los que paliar los desperfectos que le ocasionan las visitas a sus sembrados. Esto no significa en modo alguno, que pretendan hacer negocio con ello, ya que tras examinar una de las cajas, encontramos  que contenían tan solo unas pocas Libras, que ni tan siquiera alcanzaban para poder tomar un refresco en cualquier cafetería.

        Con respecto a los círculos, podríamos decir que tienen una época concreta para su aparición. Los primeros suelen aparecer en el mes de marzo o abril, y los últimos entre agosto y septiembre, casi cuando se finaliza la recolección.
 
         En los círculos, las plantas suelen presentarse acostadas en sentido de las agujas del reloj, y entrelazadas entre sí. Un detalle muy curioso y que es determinante para considerar un círculo pueda ser  auténtico, es que la planta afectada se dobla prácticamente desde la raíz, llegando a adoptar inclinaciones de hasta 90 grados con respecto al suelo. Lo más curioso de todo, es que tras doblarse, la planta sigue viva y además con mucha más fuerza que el resto de plantas que no se han visto afectadas.

           Con respecto a la formación de los mismos, hace ya algunos años, saltó a los medios la declaración de un par de jubilados que decían invertir su tiempo en realizar este tipo de círculos con unas tablas y unas cuerdas.
           Evidentemente para cualquier persona que haya estado allí, in situ, esta afirmación roza lo absurdo. Es muy probable que muchos de ellos estén falsificados y realizados por personas con ánimo de bromear o captar la atención pública, sin embargo, la complejidad y la extremada precisión de los que se consideran auténticos, que son la gran mayoría, no deja lugar a dudas en pensar que su diseño, estructura y orientación, necesitaría de la presencia de: Ingenieros, Delineantes, Matemáticos, Informáticos y desde luego, todos ellos,  deberían de contar con la ayuda de helicópteros y fotografías aéreas de la zona, ya que los círculos auténticos son perfectamente interpretables desde el aire, cosa que no ocurre cuando nos situamos a nivel del suelo.
 Si tenemos en cuenta de que todos ellos se forman durante una sola noche, y tampoco se encuentran rastros de maquinaria, ni pisada alguna que pueda delatar a sus autores, ni los granjeros escuchan sonidos nocturnos y menos de helicópteros, es cuando realmente comienza el enigma.
Nosotros mismos, hemos podido comprobar que cuando se pisa una planta de trigo, esa se dobla y se quiebra para no volver a levantarse más. Y si una sola persona entrase en un sembrado, dejaría un evidente rastro de espigas tumbadas, que le delataría, y desde luego, para falsificar alguno de estos círculos, se necesitaría poco menos que un ejército.


         Cuando los biólogos investigaron las plantas que habían sido dobladas, se percataron de que en ellas, se habían producido extrañas reacciones del agua de sus células, tal como si hubiesen recibido una intensa radiación de microondas que hubiese hecho hervir a dichas plantas desde su interior, creando el nódulo de doblaje, conocido como Nodo de Engrosamiento, que es por donde se doblan para inclinarse. En este tipo de dobleces, también se produce un curioso efecto sobre las brújulas, que las hace volverse locas y  perder la orientación, tal y como si fueran sometidas a un enorme campo electromagnético.
 De igual manera, son muchos los testigos que afirman haber escuchado curiosos sonidos parecidos a grillos en los círculos, así como también dicen haber visto extrañas y misteriosas luces, a las que se atribuye el poder de formación de tales estructuras circulares.

          Como experiencia personal, cuando nosotros comenzamos a examinar uno de estos originales círculos, situamos una mochila en su pleno centro, que contenía un teléfono móvil con GPS, el cual nos iba a proporcionar la localización exacta. Para nuestro asombro, y a la vez desgracia, nada más encender el teléfono en aquel lugar, la pantalla se volvió loca y se fundió por completo, siendo completamente imposible su reparación.

         Como intento de explicar de manera lógica este tipo de formaciones, muchos son los que apuntan que se forman a consecuencia de fuertes vientos y remolinos intensos. Sin embargo este planteamiento fue totalmente desechado, ya que sería iluso pensar que un remolino entrecruzase las plantas y las doblase todas por la misma altura, sin afectar al resto.

         Terence Meaden, llegó a afirmar que la causa de los círculos podría encontrase en la formación de vórtices de plasma, producto de algún tipo de fenómeno meteorológico similar al de las formaciones de rayo en bola. Sin embargo, pensar en una bola de plasma entre las plantaciones de trigo, es pensar en un fuego inmediato, y desde luego las plantaciones no se queman por el hecho de presentar este tipo de círculos.

        Y por último hay una curiosa hipótesis conocida como Hipótesis de Gaia, que pretende hacernos pensar en que el planeta está intentando comunicarse con los seres humanos, quejándose del trato que le estamos dando. Lógicamente esta teoría es un poco descabellada, ya que en sí, el planeta no podría actuar como un ser vivo. Sería mucho más sencillo para la Tierra, desencadenar una extinción masiva y quitarnos de en medio, tal y como ha ocurrido muchas veces en la historia de la Tierra.

        Lógicamente, hay personas que apuntan a que los círculos están realizados por entidades de otros mundos, y que intentan transmitir un mensaje de acercamiento a nuestra humanidad. Sin embargo, ¿porqué ahí, en el Reino Unido y no en otros lugares del planeta donde también hay grandes extensiones de plantaciones similares? Y ¿porqué en plantas que son recogidas días después por los granjeros y no en piedra, para que luego podamos estudiarlos?
Pese a que todavía queden muchas cuestiones por responder, son muchos los que se apostan en las colinas cercanas, para observar los círculos y poder ser testigos de una posible comunicación trascendental.
 

          Lo cierto es que el misterio de los Crop-Circles, sigue vivo y desde luego sigue planteando un enigma para el mundo científico, que todavía no ha podido desvelar el secreto de su formación y desde luego, el porqué se forman.

          Pero como siempre me gusta decirles, piensen, analicen y extraigan ustedes sus propias conclusiones.

Texto y Guión : Pedro Amorós