No siento Odio por nadie, ¡no vale la pena! - Pedro Amorós -
Home
La aparición de Nuevos Rostros en Bélmez de la Moraleda PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrador   
Domingo, 29 de Marzo de 2009 20:56

         Desde que los primeros investigadores pisaron Bélmez de la Moraleda con el fin de estudiar las famosas teleplastias, el fenómeno fue evolucionando de manera incontrolada. Es cierto que había una preocupación sobre el tema y un cierto seguimiento, pero las investigaciones se resumían a poco tiempo, con escasísimos medios de trabajo, y desde luego con muy poco personal de investigación.
        Esto creó alrededor del fenómeno y en torno a la investigación, un descontrol que hizo que se perdiese la pista al curioso fenómeno durante muchos años. Muchas de las caras desaparecieron para no volver, y poco a poco las que quedaban en la casa comenzaban igualmente a debilitarse. Nadie, había informado de que en la casa de las caras había nuevas formaciones que posiblemente comenzaran a eclosionar a finales de la década de los 90. 
        Tras un minucioso examen, la SEIP encontró la pista de los Nuevos Rostros en la casa de las caras de Bélmez, y ... así pasó...

La Aparición de Nuevos Rostros en Bélmez de la Moraleda 

 

Por : Pedro Amorós ( Investigador en TCI y Presidente de la SEIP ) 

 

Investigadores  de la Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas ( S.E.I.P.) acuden a Bélmez de la Moraleda con la intención de investigar la evolución de la caras y determinar su situación con respecto al estado anímico y físico de María Gómez Cámara. Según las deducciones de los expertos y analistas, el fenómeno podría manifestarse de una forma esporádica dependiendo de un factor fundamental; el estado anímico de la propietaria del inmueble. A su vez, ésta misma sería la principal experimentadora de una larga serie de grabaciones psicofónicas.

 

Las Caras de Bélmez pierden fuerza y nitidez, ¿Qué Ocurre?

María Gómez Cámara y Pedro Amorós - www.pedroamoros.com-             Durante el mes de Abril de 2002, Pedro Fernández, Claudio Caballero y un servidor  Pedro Amorós, acudimos al bonito pueblecito de Bélmez de la Moraleda para realizar una serie de investigaciones de última hora, con respecto al planteamiento de unas hipótesis iniciales. Nuestro propósito inicial iba a ser el de dar nombre a algunas de las caras que todavía se conocían como simples “caras” y levantar una  situación objetiva y actual  de las nuevas formaciones, así como de  rasgos surgidos durante los últimos años. Y por supuesto realizar experimentaciones en el campo de la psicofonía, en las que íbamos a utilizar las nuevas tecnologías digitales de grabación en la casa de las caras. Lo que no sabíamos era que la principal investigadora iba a ser la propia María Gómez Cámara.

 

 

            En la casa de las caras de Bélmez, todo el mundo ha podido realizar fotografías abiertamente. Sin embargo, desde finales de la década de los 90, y por orden expresa de la familia de María Gómez Cámara -la propietaria de la casa-, se ha prohibido que los visitantes realizasen fotografías a las caras ya que -según la familia- todos sacaban de forma directa o indirecta algún tipo de beneficio y María, además de soportar el gasto de luz y de tiempo que su puerta permanece abierta para dar buena acogida  a los forasteros, nunca recibía ayuda alguna, ni tan si quiera por parte del  propio ayuntamiento, que aunque en la entrada del pueblo puso una gran señalización de “ CARAS DE BÉLMEZ “ , poco se ha preocupado de que el fenómeno siga siendo lo que siempre ha sido, uno de los casos parapsicológicos más interesantes del mundo, aunque con el gobierno de María Rodriguez Arias, gran alcaldesa y gran persona, en un futuro iba a cambiar. 

            Pero situados a principios del año 2000, donde en el pueblo no había información alguna sobre el tema de las famosas caras, sumando a esto el recibimiento tan rudo de María con la frase de: "Fotos No", junto con la dificultad de ver los rostros que tan populares se habían hecho por parte de todos los medios de comunicación, sumía en una decepción total al vistante, al curioso, y desde luego al amante del mundo del misterio, haciendo pensar que: ¡Allí ya no había nada!.

            A pesar de que sí que había, dada su avanzada edad, María ya no quería levantarse a mostrar las caras a la gente, cosa que antes sí hacía. Así, el que pudiese que las viera y el que no, pues que no las viese. Todo esto causó una situación paradójica y María era consciente de ello aunque en silencio. Para situarnos,  si un investigador de Santander,  acude ilusionado a Bélmez de la Moraleda con el fin de ser testigo de este maravilloso acontecimiento que ha tenido repercusión en todo el mundo relacionado con los enigmas, y se encuentra a la solitaria María, hundida en su sillón, con cara de pocos amigos y que ante la sonrisa del visitante ella le responde: “ fotos no”, añadiendo a que María lo único que dice es: “ Ay están las caras ...”, el investigador las busca y las busca sin encontrar nada más que dos o tres caras que parece que están expuestas para ser contempladas... y entonces se sume en la decepción más absoluta.

 

 

El Pelao - www.pedroamoros.com -           Claro, en un primer vistazo, la única cara que se ve es la llamada “ El Pelao” que está apoyada en la pared, o bien “La Pava” situada en la hornacina  y que tantos titulares a promovido. El resto, casi forman parte de la pericia del propio investigador o visitante. Luego, cuando sales de la casa y todo lo que habías visto publicado en libros y revistas, no lo has encontrado o lo que tan bonito era como la mujer desnuda de la entrada denominada “ La Venus” no la has podido ver,  sumando que el único atractivo que tiene Bélmez de la Moraleda, para el investigador de lo paranormal, son las caras y sabiendo que la cosa no está para gastar mucho, lo cierto es que cuando regresas a tu casa, no te vuelve a pasar por la cabeza la idea de volver a ver las caras y por supuesto te encargas de correr la voz de que Bélmez no vale la pena. Y evidentemente esto hace que día a día, la casa tenga menos visitas y el espíritu de María se apague poco a poco, pues  durante treinta y cuatro años fue el único aliciente que tuvo para levantarse cada mañana. 

           Todos los que hemos investigado en Bélmez, conocemos las hipótesis que se han planteado acerca de la formación de las caras.  Personalmente pienso que este fenómeno paranormal conocido como teleplastias tiene como factor fundamental la “psique” de alguna persona y en este caso probablemente de María Gómez Cámara.

            En la hipótesis que planteé a primeros del 1996, acerca de la formación de las Caras de Bélmez y que fue publicada tanto en la página WEB de la SEIP, así como en otros tantos lugares y publicaciones impresas, relacionaba la existencia de un antiguo cementerio del siglo XII en los subsuelos de la zona y que coincidiendo con la remodelación de la iglesia de Bélmez, que se encuentra lindando con la casa de María, fueron extraídos los restos de algunos enterramientos antiguos y junto a ellos lo que quedó del cementerio del siglo XII, posiblemente de origen musulmán. Esta reforma fue realizada durante el  año 1971, casualmente la primera cara hizo aparición el día 23 de Agosto de ese mismo año, y  coincidiendo con que María se encontraba gravemente enferma por las “fiebres de malta”.

           Como sabemos los que estudiamos este campo, los fenómenos paranormales, tienen mucho que ver con los Estados Alterados de Conciencia o de la Mente que sufren los testigos o sujetos que están situados en un primer plano con dichos fenómenos. Como es lógico, una mujer de cincuenta y dos años de edad,  afectada por este tipo de dolencia tiene las condiciones propicias para que se produzcan este tipo de Estados Alterados que producen lo que llamamos “psicorragia o telergia”, que son  emisiones de energía descontrolada y que puede incidir en un punto concreto. 

 

 

experimento psíquico con María - www.pedroamoros.com -           Como vimos en el artículo de Cómo se forman las Caras, cuando esa energía actúa en un medio tan húmedo como es el de la “casa de las caras”, es muy probable que detone una formación paranormal,  lo que conocemos como "endocoloplastias" o “Teleplastias”, que serían las formaciones de imágenes a distancia producidas por un sujeto en un estado psicológico alterado, es decir y en pocas palabras, como estaba María Gómez Cámara durante el mes de agosto del año 1971. Con lo que siguiendo el planteamiento iniciado, tendríamos por un lado el factor humedad y por otro lado tendríamos el estado anímico y psíquico de María, propicio para la manifestación paranormal, sumando a todo ello el planteamiento hipotético de que bajo de la casa de María, probablemente se encuentren los restos de un cementerio y unos enterramientos del siglo XII. 

           El simil que normalmente suelo utilizar para intentar comprender lo que ocurre es: Si comparamos el fenómeno producido en Bélmez de la Moraleda con un cuaderno de dibujo, tenemos que; existe un papel donde poder pintar, que se trata del suelo de cemento de la casa; tenemos que además existe un pincel, que posiblemente  se tratase de María; y además tenemos una pintura o tinta , que es la gran humedad que existe en la zona “caliente” o  donde se forman las caras.
           Entonces surge la pregunta ¿Si lo tenemos todo, dónde está el misterio? Quizás parezca sencillo visto desde este prisma de investigación en el que contamos con los datos proporcionados por la propia María y por personas de la localidad, y es muy posible que usted ya lo haya intuido. El misterio es el siguiente: ¿Quién mueve el pincel?
 

           Aquí es donde entra en juego lo que en su día planteé como hipótesis y que tiene que ver con la remodelación de la iglesia del pueblo, que como decía, fue durante el mismo año de aparición de las caras. Según nos contó Domingo, el sepulturero del pueblo, él mismo sacó un camión de huesos de la iglesia que fueron depositados en una fosa común en el actual cementerio. Por ello, al remover los restos de un campo santo y de un lugar de enterramiento musulmán, que se encontraba junto a la actual iglesia y que coincide que la ubicación de la casa de María, que  está construida encima del mismo,  fuera muy posible que si realmente existe una vida después de la muerte, al ser separados muchos de los restos que pertenecieron a familias, y que fueron enterradas juntas, las energías de las mismas que supuestamente formarían parte del espíritu, se manifestarían para llamar la atención de  su separación y para que las volviesen a unir de nuevo, aunque evidentemente es mucho suponer, pero dada la situación vamos a intentar tenerlo en cuenta.


 

Iglesia de Bélmez de la Moraleda - www.pedroamoros.com -           Si la casa de María que es el número 5 de la calle Real, estaba encima del cementerio, lógico es pensar que el número 3 y el número 7 de la misma calle, podrían estar también encima de dicho cementerio. Ante tal cuestión, en su día nos entrevistamos con los inquilinos de dichas casas. Los del número 7  afirmaron rotundamente que en su hogar nunca se habían producido cosas raras y desde luego no había aparecido ningún tipo mancha extraña en sus suelos. Sin embargo en la casa del número 3 si que había habido antecedentes paranormales muy esporádicos aunque no teleplastias. Ante tal planteamiento, llegué a la conclusión de que las caras se manifestaron en casa de María, porque posiblemente encontraron una vía de aparición ( María ), un medio ( la humedad ) y un soporte ( el suelo de cemento ), situaciones que desde luego no se daban en ninguna de las otras casas.
 

          Muchos de los que hemos seguido de cerca la evolución del fenómeno por investigaciones propias o como se ha mostrado por investigadores de la talla de José Martínez Romero, Manuel Gómez Ruiz, Germán de Argumosa y algunos otros periodistas como Lorenzo Fernández, Iker Jiménez o Luis Mariano Fernández, hemos podido comprobar que las caras se mueven, tienen vida,  evolucionan, aparecen y desaparecen, se transforman, a veces en pocos días y  en otras ocasiones tardando años.
 

          Lo cierto de todo y volviendo casi al punto de partida, existe un denominador común entre todos los que estamos realizando investigaciones y es que casi todas las formaciones que se encuentra en la casa de María Gómez Cámara, están sufriendo una dura transformación hacia su decadencia. Son muchos los colegas que opinan que las caras están desapareciendo, quizá por el estado de salud de María, al que atribuyen una falta de energía. Sin embargo, desde el punto de vista de la parapsicología, el hecho de cumplir años y encontrarse en un estado de salud deteriorado, no implica la pérdida de facultades paranormales, sino todo lo contrario. Esa paradoja, nos hizo investigar más profundamente sobre María, su estado anímico y la situación de las caras. 

        Fue por ello precisamente, por lo que  entre los objetivos marcados para nuestra investigación, se encontraba clarificar y comparar la evolución de las caras. Sobre todo para poder considerar que el fenómeno está desapareciendo. Y para ello tendríamos que demostrar que las imágenes que había se desvanecen y que no se forma ninguna nueva.


 

Pedro Fernandez,  Claudio Caballero y Pedro Amorós. www.pedroamoros.com         Cuando llegamos a la puerta -siempre abierta- saludamos a María y cruzamos el portal. Lo primero que pudimos observar fue que “ La Venus” , que es la mujer desnuda que hay en la puerta, casi no se distinguía, cosa que nos hizo suponer lo peor. Aunque la verdad es que tampoco se veía muy bien con luz ambiente, ya que caía un aguacero constante y estaba todo muy oscuro. Pedro Fernández, Claudio Caballero y un servidor, nos adentramos en la casa y fuimos a saludar a María como de costumbre. María nos preguntó por el resto del equipo y por los familiares y así, como tantas y tantas veces, nos sumergimos en el ritual iniciático que tienen las caras de Bélmez y es invertir una de las tardes  en algunas charlas, amenas, graciosas y curiosas por parte de la propia María.

      

         Luego, como por arte de magia surge el momento de la investigación y es cuando comenzamos a sacar nuestros equipos de trabajo y a "inundar" la casa de María con todo tipo de trípodes, cámaras, grabadores, ordenadores, etc.  Cuando comenzamos la investigación y procedimos a analizar el estado de las teleplastias, nos dimos cuenta de que muchas de ellas ya casi no se distinguían y personalmente pensé que estaban desapareciendo. María seguía como siempre, sentada en su sillón, mirando y gastando bromas de que nos estábamos pasando de hacer fotos y demás cosas habituales en ella. Casi habíamos lanzado doscientas fotografías del suelo y ángulos desde donde se formaban las caras, cuando entró por la puerta Juan Pereira, que era el nieto de María y que se había criado con ella como si de un hijo se tratara.
 

          Mantuvimos una larga charla con Juan acerca del fenómeno ya que él junto con su tío Miguel, hijo carnal de María, habían visto todos los movimientos  de las caras a través del tiempo con los investigadores que por allí habían pasado. Lo primero que le preguntamos era obvio: ¿crees que las caras están desapareciendo? Juan, dijo que las caras se estaban debilitando, pero no desapareciendo, y llevándonos hasta la entrada de la casa nos mostró unos extraños dibujos que habían aparecido, junto con una “carita” que según Pedro Fernández parecía la de un alienígena, “ El Extraterrestre” ( FOTO 2314 ).
 

         

El Extraterrestre - www.pedroamoros.com -
 

      

 

Corpus Cristi - www.pedroamoros.com -              Se trataba de un rostro nuevo, completamente nuevo y que antes no estaba. Tras hacer algunas fotos y comentarios llenos de  emoción por nuestra parte, María, que desde su sillón controlaba todos los movimientos, nos dijo: “ Mirad, ¿queréis ver otra nueva? Nos indicó el lugar y cuando fuimos, descubrimos que había una clara figura en proceso de formación y  que según los presentes tenía un gran parecido con la imagen que en las iglesias representa al: “Corpus Cristi” ( FOTO 2330 ). 

       

          De nuevo impresionados comenzamos a medir, dibujar y a tomar algunos apuntes y fotos de la nueva teleplastia. María se puso muy contenta de que nos impresionásemos, sabía que probablemente nuestra emoción iba a llegar a muchas personas a través de los medios. Y así, mientras se incorporaba someramente nos dijo : "Sí,  también creo que se está formando algo frente a la televisión" . De ese modo, colocándonos delante de la placa de "El Pelao", apunamos nuestras cámaras y fuentes de luz bajo de la televisión y casi en la entrada de la salita. En efecto, algo  muy borroso parecía estar formándose, pero no se llegaba a distinguir concretamente hasta que intentando enfocar el débil rostro para hacer una fotografía, me percaté de que si lo desenfocába se apreciba mucho mejor. Parecía tener el aspecto de la cara de un “abuelo” y para poder verla bien con la vista, había que fijarse un poco y entornar los ojos, ya que según María estaba en proceso de formación. Esta cara nos sorprendió porque tenía todo la apariencia de una tridimensionalidad ( FOTO 2350 ).
 

 

El Abuelo - www.pedroamoros.com -
 

 

 

la piel - www.pedroamoros.com            Por otro lado y sorprendidos nos dimos cuenta de que se había formado algo  muy extraño cerca de la imagen de “ El Pelao” ( FOTO 2327 ). Tenía todo el aspecto de parecerse a una piel o algo similar “ La Piel”. Estudiamos muy bien la cristalización del cemento, ya que la retícula que forma es parecida, pero agrietada. Esta formación estaba perfectamente dibujada y en ningún caso comparable a la retícula que forma el cemento, con lo que pensamos que en breve tomará algunos matices distintos cosa que en un futuro llegó a producirse.
 

        

           De nuevo, examinando concienzudamente  las imágenes que íbamos obteniendo en nuestro soportes digitales, localizamos una imagen de la que no teníamos conocimiento. Se trataba de la imagen de una especie de “Lobo” o algo similar en la que se puede distinguir la formación de una cabeza con las orejas a modo de lobo. Según algunos colegas tenía todo el aspecto del famoso dios egipcio Anubis. Poco tiempo después, esta cara fue transformándose en un caballo completo  ( FOTO 2367 ). 


 

El Caballo - www.pedroamoros.com-

 

        

El niño y la Niña - www.pedroamoros.com          Durante el examen de las fotografías y la comparación con otras muestras recogidas por nosotros y por otros investigadores, nos percatamos de que también se habían generado unas nuevas caras a partir de otras ya existentes hacía tiempo -pertenecientes a la familia-  y que ahora se habían borrado.  Se trata de un rostro como de niña, en el que se podía distinguir el pelo y demás rasgos con cierta claridad,  pero con la cara algo extraña y como dato significativo habría que decir que no tiene ojos, sino que muestra las cuencas oculares completamente vacías “La Niña”. ( FOTO DSCF2245- Sección esquina )       

          De igual modo en esta misma zona, donde antes había una impresionante cabeza de niño muy bien definida, pero con rasgos muy burdos, ahora se ha formado la imagen muy definida de la cabeza de un niño en el que se pueden apreciar las cejas, ojos, nariz y demás rasgos muy bien definidos aunque más suaves “El Niño” Según nuestras apreciaciones es como si toda la fuerza de la imagen de ese niño que había desaparecido anteriormente, se hubiese centrado en potenciar el nuevo rostro ( FOTO DSCF2245- Sección niño ).
 

 

 

La gitana - www.pedroamoros.com           Desde tiempos de Germán de Argumosa, se habló de un fenómeno curioso que fue llamado como "Bivalencia", y que tenía por objeto el hecho de que sobre una cara aparecen otras, aprovechando parte de los rasgos de la más antigua. Y así descubrimos una nueva formación totalmente visible y que bautizamos como “La gitana”. Ésta, se había formado sobre  una  cara relativamente antigua, y que estaba situada bajo de hoja derecha de la puerta -la más cercana a María-. A pesar de que ya tenía rasgos iniciales de formación, con el tiempo había  tomado cierta relevancia sobre la que le camuflaba anteriormente, que era una enorme cara situada bajo la puerta.  ( FOTO 2273 ).        

             Como decía al principio del artículo, uno de los objetivos prioritarios que nos habíamos marcado en este viaje a Bélmez de la Moraleda,  era el de identificar con un nombre o código a  algunas de las caras que ya habían cogido cierta fama y que simplemente se les llamaba “caras”. Nuestra intención era que la propia María Gómez Cámara, bautizase a sus caras tal y como ella creyese convenientemente.

           Fue el caso de “ La Guapa” ( FOTO 2241 ) conocida teleplastia que gobierna el lugar donde antaño se asentaba el fogón.   También se puso nombre a la mujer desnuda que está en la puerta “ La Venus” ( FOTO2380 ).  La imagen de hombre que está en el centro de antiguo fogón, se le llamó “ El Busto” ( FOTO DSCF2245 Centro ).   La cabeza de hombre que saluda nada más entrar en la casa, se le llamó “ El Centinela”.(  FOTO 2276).  Y una de las más bonitas “ La Dama”, fácil de reconocer y de ver. FOTO 2249

 

La Dama - www.pedroamoros.com    El Busto - www.pedroamoros.com    El Centinela - www.pedroamoros.com  

 

 

La Venus - www.pedroamoros.com            Y el resto de imágenes que habían sido reconocidas por primera vez ese día, se les denominó tal y como se definieron cuando se localizaron: “ El Abuelo”, “La Gitana”, “El Corpus Cristi”, “El Caballo”, “ La Niña “, “El Extraterrestre”, “El Niño”, “ La Piel”. 

            Además de realizar las mediciones, análisis y exámenes a las formaciones teleplásticas, uno de los experimentos que siempre hemos realizado cada vez que vamos a investigar a Bélmez es concretamente la psicofonía. Para ello experimentamos con los nuevos grabadores digitales que acabábamos de adquirir que eran los MiniDisc. Este nuevo sistema de alta calidad nos proporcionaba una vía de solución ante la gran cantidad de ruidos indefinidos obtenidos durante las grabaciones, que pudieran ser confundidos con psicofonías durante el proceso de escucha. Del mismo modo eliminábamos el  ruido de arrastre de motor.

            El nivel de obtención de psicofonías fue bastante bueno, sobre todo porque planteamos a la propia María Gómez que fuera ella la que efectuase las preguntas cuando ella estimase oportuno. En la mayor parte de los casos, así lo hizo mostrando muchísima experiencia en la grabación psicofónica en todos los sentidos. 

            Realizamos pruebas con dos aparatos de registro idénticos y con micrófonos similares, con el fin de cotejar las grabaciones. Todavía hoy estamos en proceso de análisis de las psicofonías obtenidas, pero podemos destacar una magnífica voz totalmente audible que mientras yo conversaba con un vecino de María para grabarle una entrevista para el programa de televisión  “ Noche de Misterio”, aprovechando un silencio la voz dice: “ QUIEN VIENE AQUÍ VUELVE A RENACER”.
 

psicofonía
 


 

Conclusión de los experimentos e investigaciones          

            En conclusión podríamos decir que muchas de las caras están perdiendo intensidad, aunque todavía  no están desapareciendo. Quizás lo que les hace falta es que la gente se anime a visitarlas, porque María está allí para recibirle y según pensamos, en cierto modo de eso se alimentan las caras. Tras la aparente figura fría de María, se encuentra una entrañable persona, con una excepcional memoria y que ha conocido a los mejores parapsicólogos del mundo e investigado con ellos. Quizás todos tengamos que aprender un poco de ella y de su comportamiento.

            Tras la investigación, la SEIP redactó un artículo que fue publicado en la revista Engimas y más concretamente en el periódico Enigmas Express. Miles de personas lo leyeron  y esto se tradujo en muchas visitas a la casa de las caras. María de nuevo volvía a sonreir viendo como sus caras de nuevo mostraban espectación a la sociedad. Ese cambio y ese grado de euforía se tradujo como una subida anímica repentina y una posible telergia hacia el fenómeno que hizo que las caras que estaban eclosionando, terminaran de formarse, sobre todo la que decíamos que era un lobo y terminó siendo un caballo perfecto.

 

 

Última actualización el Sábado, 04 de Abril de 2009 21:58