Los Elogios me ayudan a continuar, los Aplausos me indican el camino a seguir, los Reconocimientos me invitan a superarme y las Críticas me sirven para esforzarme. La Detracción sólo me entristece. - Pedro Amorós -

Home Reportajes Aventura El fantasma de Kings Chapel - Gibraltar
El fantasma de Kings Chapel - Gibraltar

El Fantasma de King's Chapel ( Gibraltar )

           Desde hace ya muchos años, casi tantos de los que me es difícil recordar, he escuchado algunas historias y leyendas acerca de una misteriosa monja fantasma que suele manifestarse, según dicen, en una pequeña y sin embargo preciosa capilla, dentro del territorio británico de ultramar, más conocido como Gibraltar, en la Península Ibérica.

            En mi primer viaje de investigación, cuando todavía no conocía bien la historia, ya que se limitaba a cuatro comentarios y ciertos dichos, obtuve una curiosa psicofonía que respondía concretamente ante la pregunta de, cúal era la verdadera historia del fantasma que allí se aparecía. " Tú lo Vas a Saber"... fue escueta pero con una voz muy potente, algo, que nos hizo indagar por entre el lugar, encontrando una carta, en la que se relataba con detalle, la historia que viene a continuación.

 

 

 

El Fantasma de King's Chapel ( Gibraltar )

 

         Gibraltar es un territorio de la Península Ibérica, situado al este de Algeciras, que depende del Reino Unido y que mantiene el curioso estado de Territorio Británico de Ultramar.

         A lo largo de los años, esta tierra paso por muchas manos y dominaciones, quizás por la posición tan estratégica que siempre ha tenido.  Tanto fenicios, como griegos, quienes contemplaron al peñón como una de las Columnas de Hércules, dejaron su huella en este lugar. Posteriormente, pasó a manos romanas, luego a los vándalos, después fue visigodo y en el año 711 cayó bajo la dominación musulmana.

         El primer asentamiento estable, se produjo en el año 1160 bajo el mandato del Sultán Abd al-Mu'min quien construyó el amurallamiento de la fortificación. Luego, pasó a manos del Taifa de Granada y en 1309 fue tomado por las tropas castellanas.

         En 1333 es conquistado por los meriníes y de nuevo pasa a formar parte del reino nazarí de Granada en 1374. Tras años de reconquista, en 1462 fue de nuevo conquistado por las tropas del Duque de Medina Sidonia, y en 1501 pasó a ser domino del reino de España.

        Durante la Guerra de Sucesión Española en 1704, una flota comandada por el Archiduque Carlos, formada por navíos ingleses y holandeses, tras una intensa batalla que duró cinco horas en las que se enfrentaron más de 12.000 hombres del Archiduque contra apenas 350 soldados borbónicos, estos capitularon, cediendo la plaza del Príncipe de Hesse-Darmstadt.

         Y en el año 1713 con la firma del tratado de Utrech, España cedió a perpetuidad el Peñón a la Corona Británica, poniendo un punto y final a las guerras por este territorio y convirtiéndose así, a lo largo del tiempo en una colonia británica con  capacidad de autogobierno.

         Sin embargo, y dada su estrategia, Gibraltar siempre ha tenido una gran presencia militar entre sus muros, cosa que se hace palpable al visitar algunos de sus emplazamientos y fortificaciones.

        King’s Chapel es una de las iglesias más antiguas del ejército británico. Data de mediados del siglo XVI y es la iglesia para la guarnición militar de la Roca y capilla oficial del Gobernador.

          En 1528 la orden franciscana estableció un convento para frailes y tres años después, tras una donación a la orden, comenzó la construcción de la capilla.  En el año 1540 piratas argelinos atacaron Gibraltar y el convento fue saqueado, pero poco después los monjes, quienes se habían refugiado tras las murallas, regresaron y lo restauraron.
         Sin embargo, cuando en 1704 Gibraltar fue tomado por los ingleses, los clérigos franciscanos decidieron marcharse, y así, en 1728 el convento pasó a ser la residencia del Gobernador, siendo esta capilla la única donde los anglicanos , tanto militares como civiles, podían rendir culto a Dios.

         Años después y durante el Gran Sitío de 1779, la capilla fue parcialmente destruída y tras esto y casi durante una década, pasó a ser una especie de almacén, para luego en 1788 volver a convertirse en capilla, aunque para uso privado del Gobernador.

        Tras muchas quejas por parte de la población, por la falta de lugares de culto civil, en 1842 se construyó la iglesia de St. Mary a la que se le dio el rango de Catedral, algo totalmente incomprensible para la sociedad, pero así se hizo.  A consecuencia de ello, King’s Chapel cerró sus puertas y en 1844 volvió a abrir para uso exclusivo militar, ya que pasó a ser responsabilidad del ministerio del Departamento de Guerra.

         La capilla está embellecida por multitud de donaciones y objetos de gran valor militar y eclesiástico, haciendo mención del maravilloso sagrario, que todavía conserva el juego de la Reina Ana para su comunión.

        Entre la dilatada historia que precede a King’s Chapel, encontramos una curiosa leyenda que sitúa la aparición de un fantasma al que muchos han podido ver y otros escuchar según narra el Mayor Hort en su libro “ The Rock” y a la que titula como “ La leyenda de la Monja perdida”.

         Se dice que el fantasma de una monja franciscana, mantiene encantada tanto la capilla como el resto del convento. Parece ser que todo comenzó cuando Alitea de Lucerna, a la que otros reconocen como Alicer de Lesly,  una bella joven, hija de una noble familia Sevillana, se enamoró perdidamente de un joven de una clase social inferior al la familia de ésta no aceptaba.
 
         Fue por ello, por lo que tras muchos intentos de que le abandonase, su familia optó por amenazarla de que, o ingresaba en un convento o la asesinarían.  La muchacha lógicamente escogió ingresar en la orden franciscana, y fue su hermano al que le encomendaron la misión de llevarla hasta el convento franciscano de Gibraltar.
         Antes de cruzar las puertas, rogó a su hermano por última vez que le dejase libre prometiéndole que nunca vería a su amado y ante la negativa de su hermano, cuando las monjas salieron a recibirla, esta le dijo: “ ¡Hermano!, la próxima vez que nos veamos, algo fatal le ocurrirá a alguno de nosotros.”
 
         Los siguientes años Alitea vivió en el convento con su ejercicio espiritual, pero sin olvidar a su amado, quien todavía tenía atrapado su corazón. Por otro lado, el muchacho, desesperado por recuperar a su amada, se enteró la estratagema terciada por su familia para alejarlo de él, y optó por ingresar en la orden franciscana y solicitar el traslado a Gibraltar, con el fin de poder verla.

          Nada más llegar al Convento, éste la buscó y la vió, causando en ella una de las mayores sorpresas imaginables. Tras su encuentro y a través del confesionario, estos perpetraron su huída  del convento. El muchacho, había preparado un pequeño barco, el cual tenía amarrado en el puerto y así, durante la noche, los dos se escaparían y partirían sin un rumbo fijo.

          Aquella noche era fría y muy lluviosa, y cuando los dos jóvenes se acercaron hasta el puerto, la fuerte marea había hecho encallar el pequeño barco entre las rocas. Al intentar alcanzarlo, el muchacho cayó al agua y desgraciadamente se ahogó. En ese momento de espanto y dolor, se dice que Alitea escuchó la voz de su hermano decir: “Alitea, hermana mía, bien dijiste tu profecía, la próxima vez que nos veamos, algo fatal ocurrirá a alguno de los dos. “
Alitea fue retenida en el Convento y condenada por la terrible inquisición, quienes decidieron emparedarla viva entre las paredes de Kings Chapel. Se dice, que todos los habitantes de la Roca, pudieron escuchar durante la noche, los terribles gritos de la inocente joven, clamando por su alma.

          Muchos años después, cuando ya no había clérigos en el convento, durante una excavación para remodelar la iglesia, se encontraron los restos de una joven que fue enterrada viva y que tras su esqueleto, tenía asida una gran cruz de hierro.

          Desde entonces, dicen que tanto la capilla como el resto del convento están encantados. Son muchos los que dicen haber visto cosas muy extrañas en el interior de King’s Chapel.

          Cierta noche, el capellán estaba encendiendo la lámpara principal y de repente comenzó a escuchar misteriosos ruidos procedentes de las esquinas del corredor que conducía al convento, así como golpes misteriosos y voces que parecían salir de las paredes.

         En otra ocasión, el organista y un amigo suyo que estaban tocando música medieval, tuvieron que interrumpir su ensayo y marcharse de la Capilla, por tres tremendos golpes que algo estaba dando en una de las esquinas. Cuando miraron, vieron salir de entre la pared una etérea luz que recorrió la capilla, para luego desvanecerse.

          En otro momento, la esposa del gobernador, notó una extraña presencia en el lugar y cuando regresó a su habitación con su nieto, pudo ver con total claridad, la imagen de una monja cruzando por las escaleras. El niño, le apercibió de que había una mujer de negro en aquel lugar, ya que también él pudo verla.

         Desde entonces, han sido muchos los que dicen haberse encontrado la evanescente figura de una monja con hábito franciscano por el lugar. La cosa llegó hasta tal punto, que se decidió instalar una serie de cámaras de seguridad con el fin de intentar captar aquella misteriosa monja fantasma.

          Hace ya muchos años, en uno de nuestros viajes de investigación al lugar, mientras realizábamos una psicofonía en la capilla,  preguntamos por la leyenda de aquel fantasma, del cual todavía desconocíamos su historia. Una voz, respondió claramente: “Tu lo vas a saber”. Instantes después, entre algunos papeles donde se narraba la historia de la capilla, apareció una hoja escrita a máquina, que relataba este curioso caso y esta bonita leyenda.

          Realidad o ficción, aquella voz psicofónica quedó perfectamente grabada y nos vaticinó el hallazgo del caso que ahora les he contado.
Pero como a mi me gusta decirles, piensen y saquen ustedes sus propias conclusiones.

 

Texto y Guión: Pedro Amorós