Ouija

En Inglés : Ouija - Talking Boards

Sinóminos : Tablero Comunicador - Juego de la Copa - Juego de la Ouija

Relacionados : Espiritismo - Contactismo - Canalización - Canal - Transcomunicación -

Descripción : El término Ouija define a una tabla en la que aparecen grabados por todo su perímetro, toda una serie de letras, números y símbolos que sirven para formar palabras a través de una comunicación supuestamente trascendental o simplemente desconocida.

El funcionamiento del tablero ouija es sencillo. De 2 a 5 personas, se sientan alrededor del tablero ouija y sitúan en su centro un objeto, a menudo una copa o vaso de cristal, al que se denomina "máster". Tras esto, los experimentadores sitúan sus dedos índices apoyando levemente la yema del dedo sin hacer presión alguna sobre el máster. Y supuestamente el máster comenzará a dar círculos y a recorrer el tablero parándose sobre las letras que compondrán el supuesto mensaje.

Según la tradición popular y las opiniones de algunos investigadores, a través de este sistema se puede contactar "supuestamente" con seres difuntos, con seres intraterrestres, con seres extraterrestres e incluso con personas vivas. Lamentablemente no existen pruebas empíricas para corroborar tales contactos.

La historia de la Ouija nos habla de que el tablero de comunicación fue creado en el año 1897 por la compañía Kennard Novelty Company, propiedad de Charles W. Kennard, quien fue titular de la patente creada para la Ouija el 28 de Mayo de 1890, aunque su inventor parece ser que fue Elijah J. Bond. Kennard creó esta compañía para la comercialización del tablero comunicador y bautizó a la tabla como ouija, puesto que creía que se trataba de una palabra egipcia que hacía alusión a la buena suerte.

Lo cierto es que durante esa época tanto en Europa como en América, había un tremendo "boom" con el uso de numerosas formas para contactar con los espíritus, y a modo de planchetas, las personas solían utilizar tablas de madera con gráficos, letras y símbolos que supuestamente los espíritus seleccionaban por medio de un vaso o copa de cristal.

El origen de la ouija, a pesar de que es totalmente incierto, puede perfectamente provenir del "eco" formado por el famoso caso de las hermanas Fox, ocurrido en Hydesville ( New York), [Psicofonías, ¿Quién hay ahí? - Pedro Amorós - Ed. Nowtilus 2003]. Posiblemente la ola de contactismo sufrido a finales del siglo XIX tuviese como origen precisamente este peculiar evento.

Según las experimentaciónes realizadas en la SEIP Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas ( http://www.elseip.com), la ouija tendría como base de funcionamiento, una parte humana y una parte desconocida. Es indudable que son los experimentadores quienes mueven el máster, puesto que no se tiene constancia fiel y comprobada que se haya movido sólo.
Consistiría en que en la sesión ouija, siempre una persona sirve de "canal" -Médium- para canalizar los mensajes supuestamente desde ese otro lado desconocido. El médium genera un pequeño impulso en el movimiento del máster y éste comienza a desplazarse ligeramente por el tablero y cogiendo fuerza poco a poco. Y es entonces cuando el resto de participantes entran en juego, produciéndose un curioso efecto de seguimiento incluso si el canal abandona la sesión.

Se conoce y se sabe que los asistentes inducen el movimiento del máster, pero no se conoce por qué sigue moviéndose coherentemente si el canal retira su dedo, e incluso cualquier otro participante. Por ello entraría en juego la hipótesis de que algo trascendental -del más allá- pudiera de alguna manera interactuar para crear ese tipo de pequeños impulsos neuro-musculares capaces de hacer que el máster se deslice por el tablero.

Pedro Amorós -presidente de la SEIP e investigador en TCI- diseño una "ouija ciega" en la que en lugar de letras había contactos férricos y las letras estaban ocultas en un departament interior no visible. Cuando el máster pasaba por estos contactos, en un panel separado del tablero se iluminaba cada letra, dejando así ver qué letra se había seleccionado.
Tras un periodo de investigación, Amorós llegó a la conclusión de que el máster es movido sólo por una de las personas -canal- que efectúan la práctica y el resto de participantes sólo siguen sus impulsos. Si el canal retira su dedo, el máster continúa moviéndose, la mayor parte de ocasiones sin coherencia alguna.

Sin embargo y pese a que existe un ser humano -canal- que es el que canaliza la sesión, los mensajes que ofrece la ouija parece preveer, profetizar y desvelar hechos futuros con cierta certeza, al igual que también ocurre con hechos pasados y que en muchas ocasiones son desconocidos por los experimentadores.
Muchos de estos mensajes se han llegado a comprobar, encontrándose la comprobación correcta.

Cabe destacar un macro experimento diseñado por Pedro Amorós y realizado por la SEIP en el congreso de Vida Después de la Muerte organizado en Hellín 2001. Varios voluntarios sometidos a hipnosis por Ricardo Bru, llegaron hasta un estado medio-profundo de trance y tras ello se ordenó que en forma de espíritu recorriesen las estancias del lugar donde se celebraba dicho congreso, hasta que encontrasen un lugar -totalmente secreto para todos- donde se encontraban reunidos un grupo de experimentadores que celebraban una sesión ouija. Este grupo no tenía ni visión ni control de lo que ocurría en la sala, tan solo una cámara enviaba las señales al auditorio, donde más de 500 personas seguían el experimento a través de un circuito cerrado de televisión.

Se formularon una serie de preguntas personales que supuestamente deberían ser respondidas por los espíritus de las personas que estaban sometidas al trance. De entre todos los que salieron a practicar la hipnosis, sólo dos permanecieron en estado profundo hipnótico y el resto abandonaron el experimento, que era constantemente controlado por personal de control de la SEIP.

Las personas hipnotizadas ni veían ni escuchaban dicha retransmisión. A su término, todos fueron testigos del resultado, un 90% de aciertos totales y puntuales, con detalles incluídos tales como la ropa que llevaban puesta en ese instante, las personas que fueron sometidas a hipnosis.

En España cabe destacar al investigador Francisco Azorín, considerado hoy como uno de los mejores investigadores nacionales en este sector, quien lleva más de treinta años experimentando y estudiando el fenómeno de una forma seria y metódica.

© Pedro Amorós - http://www.pedroamoros.com